domingo, 23 de agosto de 2015

Olivera Gorda, Ricote

En el lado izquierdo de la carretera que va desde Ojós hasta Ricote, junto a una curva, aproximadamente un kilómetro antes de llegar a esta última localidad, se encuentra la que conocemos como Olivera Gorda (Olea europaea var. sylvestris), un acebuche varias veces injertado a lo largo  de los siglos con las variedades de aceituna que más interesaban a sus propietarios.

Foto 1. Aspecto actual de la Olivera Gorda.
Es éste uno de los árboles más ancianos y conocidos de la Región de Murcia, y a él se asocian varias leyendas. Según los valricotíes bajo esta olivera se coronó rey Ibn-Hud, caudillo musulmán de la Cora de Tudmir, en el año 1228, momento en que se alzó contra el poder Almohade, y que llegó a tener en su poder prácticamente la totalidad de Al-Andalus. También se cuenta que bajo su copa los moriscos se rindieron a las tropas del rey catalano-aragonés Jaume I, en 1266.


Foto 2. Recreación de moriscos en Medina Siyasa. Al fondo el Valle de Ricote.
Fuente: Joaquín Salmerón Juan.

En época cristiana la intercesión mítica de este árbol, que debería a este hecho su longevidad, hizo que en una ocasión en que los habitantes del vecino pueblo de Ojós intentaron apropiarse del patrón del pueblo, San Sebastián, éstos no pudieron pasar más allá de la olivera, ya que al acercarse a ella la imagen empezó a pesar tanto que ni los animales de carga podían hacer el traslado, por lo que tuvieron que devolverla a Ricote. Su aceite fue donado a perpetuidad por los dueños para alumbrar la lamparilla del sagrario en la iglesia del pueblo.

Foto 3. Iglesia de San Sebastián.
Fuente: http://www.regmurcia.com

Este viejo árbol ha vivido mucho, como vemos; andando ya el Siglo XX, bajo su copa quedaban los ricoteños para "pujar" por las zagalas del pueblo, y era el lugar de encuentro para llevarse a la novia. Todas estas leyendas y hechos manifiestan el aprecio que se le tiene a este olivo silvestre o acebuche, con una de las ramas injertadas de una variedad denominada "Almena" por los valricotíes. Es muy probable que la edad de esta olivera esté alrededor del milenio, datando de la época en la que la huerta de Ricote fue trazada por los árabes, durante los siglos X y XI, aprovechando las fuentes cercanas a la localidad, que al estar ubicada fuera del valle fluvial del Segura no sufría las avenidas, siendo así muy apreciada al no ser anegados sus bienes por las frecuentes riadas.


Foto 4. Aspecto general del Valle de Ricote.

En este Siglo XXI esta olivera ha llegado a ser tan conocida que se presentó en 2008 a los premios de la ONG Bosques sin Fronteras, consiguiendo una "Mención especial en la categoría de Árbol Histórico", como curiosidad os comentamos que el diploma fue entregado por el actor Álvaro de Luna, que ha recorrido muchas veces las agrestes tierras del Sur español gracias a su papel de "El Algarrobo" en la popular serie Curro Jiménez.

Foto 5. Recogiendo el premio a la Olivera Gorda.
Fuente: http://www.magrama.gob.es

En el año 2010, la olivera, con un perímetro de tronco de 6 metros y una altura de 7,50 se encontraba tal como vemos, con gran parte de sus raíces compactadas (falta de oxígeno) bajo el asfalto de la carretera y de su arcén abandonado, incluyendo un bordillo de hormigón, lo que generaba entre otras cosas un crecimiento menor de las ramas que se situaban sobre la carretera, pese al mayor espacio y acceso a la luz (fotos 6 y 7).


Foto 6. Olivera Gorda en el año 2010.

Foto 7. Arcén abandonado y bordillo afectando al sistema radicular de olivera, 2010.

La Olivera Gorda era un caso de morir de éxito, ya que resulta frecuentada por cientos de personas que, de buena fe, se acercaban a visitarla, trepando sobre su tronco y pisoteando sobre su base (Foto 8), resultando este último hecho pernicioso para las raíces externas de entrada en base de tronco (las más importantes), ya que el pisoteo era reiterado.

Foto 8. Desgaste y deterioro de raíces basales por pisoteo que afectan  a salud del árbol, 2010.

El tronco y las ramas principales están huecas como consecuencia de las multiseculares y lógicas podas practicadas sobre el olivo para su manejo productivo agrícola (fotos 9 y 10) que, al desmochar, han generado el paso de madera viva a muerta (de albura a duramen).


Foto 9. Tronco hueco, como consecuencia de las podas de las lógicas podas de desmoche.

Foto 10. Rama  principal sur hueca como consecuencia de antiguos desmoches de poda.
.
En cualquier caso, si bien son lógicas las podas para el manejo agrícola de un árbol, no resultan necesarias e incluso son contraproducentes las aplicaciones de pinturas cicatrizantes (Foto 11) sobre las heridas que, en muchos casos, impiden el óptimo desarrollo del labio de cierre o cicatrización que genera el propio árbol (Foto 12).

Foto 11. Cortes de poda con aplicación de pinturas cicatrizantes que impiden 
desarrollo de labio de cierre del árbol.

Foto 12. Corte de poda de gran diámetro sin aplicación de pinturas cicatrizantes que
está desarrollando unos grandes labios de cierre de herida para sellarlo.

A lo largo de estos siglos la olivera ha sobrevivido, la han podado y cuidado  obteniendo abundantes cosechas, y el árbol ha conseguido alcanzar una elevada edad, perdiendo sin embargo en la actualidad gran parte de su interés productivo agrario, a la vez que adquiría un gran valor por su propia longevidad y por la gran riqueza social y cultural asociada a ella. Por todo lo anterior, su actuales dueños  y cuidadores, los hermanos Guillamón de Ricote, decidieron generosamente que había llegado el momento en el que necesitaba algunos cuidados extra, lo que supuso que se asesorara por técnicos en la cuestión y la Dirección General de Medio Ambiente decidiese actuar sobre ella y su entorno, para conseguir mejorar sus condiciones de vida, y alargarla lo más posible, lo que en parte se ha conseguido con unos trabajos que la han dejado tal y como la podemos contemplar en estos momentos.  Los trabajos principales que se realizaron sobre el árbol se comentan a continuación.


Foto 13. Olivera y su entorno adecuado en 2011.

Poda mediante la selección de los chupones (ramas) con mayores expectativas de vida, reduciendo las dimensiones de los que tenían un anclaje más inestable o estaban desarrollados en exceso. Extracción de basuras del hueco del interior del tronco e instalación de una rejilla (Foto 14) en dicho lugar para evitar que se vuelvan a depositar allí residuos.

Foto 14. Rejilla en hueco del tronco anclada a madera muerta, para evitar el depósito de basuras.

Para evitar la posible rotura de 3 de los 4 brazos principales de la olivera que tenían riesgo de ello se instalaron 3 puntales de madera (Foto 17) con zapatas de hormigón, evitando para instalar éstas la rotura de raíces utilizando aire comprimido y colocando tubo corrugado sobre ellas (fotos 15 y 16). La zona de contacto de la rama con el puntal consiste en una plantilla de caucho colocada a 1 cm de la rama sin llegar a tocarla, para que no interfiera en el crecimiento de ésta, pero en caso de que ceda el apoyo realizará su función.


Foto 15. Raíces descubiertas mediante técnica de aire comprimido
en zona de instalación de zapata de puntal de apoyo para rama.


 Foto 16. Raíces protegidas con tubo corrugado para que no sean afectadas
por la zapata de puntal de apoyo a rama.

 Foto 17. Puntales de madera para evitar rotura de brazos principales.

Otras de las acciones realizas es la aplicación de "mulch" (triturado de origen vegetal) de 6 años de antigüedad, recubriendo la proyección de copa del árbol (Foto 18), se trata de un material de excelentes propiedades que conserva la humedad del suelo y se incorpora a éste como nutriente. 

Foto 18. "Mulch" (triturado de origen vegetal) aplicado bajo la copa para mejorar el suelo.

Otra de las acciones llevadas a cabo para impedir la trepa y el pisoteo de la base del tronco fue la instalación de un cercado de madera tratada para la intemperie (fotos 13,17 y 18), así como la colocación de un cartel para poner en valor el árbol y la instalación en zona asfaltada (fuera de la proyección de copa del árbol) de dos bancos. Finalmente, se retiró el bordillo y hormigón bajo el hábito del árbol (Foto 19). Todas las acciones comentadas deben ser adecuadamente revisadas cada 2 o 3 años.



Foto 19. Zona junto al tronco donde se ha retirado el bordillo y hormigón de arcén.

Terminamos con un soneto dedicado a nuestra Olivera Gorda, lo hemos tomado prestado del blog Oficio de escribir.


 Ascendiendo el camino, desde el río,
a mano izquierda te alzas, Oh señora
de los siglos, que el tiempo añeja y dora,
como el ocaso largo del estío.

 El ondulado tronco que hago mío,
al abrazarlo, su silencio llora
y me bañan sus lágrimas sin hora,
ni forma otra de tiempo y desvarío.

 Hermana de la luna, habitas sola
y ninguna olivera  milenaria
entrelaza sus vientos con tus ramas.

  Bendición del camino, aureola
del valle de Ricote: necesaria
presencia mayestática proclamas.


FICHA BÁSICA


Especie
Olea europea var. sylvestris
Nombre común
Olivo, olivera
Nombre propio
Olivera Gorda
Término municipal
Ricote
Provincia
Murcia
Altitud
245 msnm
Perímetro
6 m
Altura
7,50 m
Superficie de Copa
79 m2
Edad aproximada
800 años
Estado de conservación
Regular
Amenazas
Cambios de uso de suelo
Estatus legal
-- 
Plan de actuación definido
--





No hay comentarios:

Publicar un comentario