jueves, 5 de febrero de 2015

Fauna asociada a árboles y bosques



Hace unos días, en la entrada dedicada a la biodiversidad asociada a árboles y bosques viejos, comentamos que había especies tanto de fauna como de flora, que no podrían sobrevivir sin mantener una estrecha relación con los bosques y árboles maduros, ya que no pueden realizar sus funciones vitales en otros hábitats que los generados por aquéllos. En esta entrada vemos fauna asociada a ellos.
  • Aves

Algunas están muy adaptadas a los viejos árboles, como los pájaros carpinteros, los cuales presentan adaptaciones muy específicas que les permiten vivir con éxito en este medio: dedos diseñados para un mejor desplazamiento sobre los troncos de árboles, pico afilado y fuerte, cráneo adaptado al intenso picoteo sobre la madera, lengua pegajosa que les permite extraer insectos de la madera, etc.

Nidos de pájaros carpinteros en el monumental Roble de Malvariche, Sierra Espuña
Como pájaros carpinteros típicos en Iberia sobre árboles añosos, hay 6 especies, de los cuales el pico picapinos (Dendrocopos major) y el pito real (Picus viridis) aparecen en la Región de Murcia. Aparte estaría el torcecuellos (Jynx torquilla) que, si bien no construye oquedades en los árboles, reutiliza las de los pájaros carpinteros. 

Pito real (Picus viridis) sobre un viejo tronco (estípite) de palmera  datilera (Phonenix dactylifera).
Fuente fotografía: AXENA

Nido de pito real (Picus viridis) sobre palmera datilera en El Garrobillo, Águilas.
 Las tres especies mencionadas son más generalistas, pero el resto de especies ibéricas precisan de bosques y arboles maduros o viejos para poder vivir, alguna de éstas es posible que no aparezca en determinadas zonas del sudeste ibérico, por no existir una presencia significativa de bosques viejos de robles en las zonas donde éstos crecerían si no hubiesen sido eliminados por el hombre.


Agente medio ambiental con pollo de cárabo
caído de un viejo tronco de plátano (Platanus orientalis).

Otro grupo que precisa de árboles senescentes para vivir, son ciertas rapaces nocturnas que necesitan de los huecos que presentan muchos de éstos para nidificar. Así, el cárabo (Strix aluco) y el búho chico (Asio otus) prefieren estos añejos biotopos de madera para anidar. Otras aves presentes en el sudeste ibérico como el trepador azul (Sitta europaea) o agateador común (Certhia brachydactyla) también precisan de árboles añosos como hábitat sobre el que desarrollar sus funciones vitales.
  
  • Murciélagos
Nóctulo mediano (Nyctalus noctula)
Fuente fotografía: www.hlasek.com
No menos de ocho especies ibéricas precisan de las oquedades existentes en los viejos árboles para sobrevivir, incluso algunas de ellas reutilizan nidos de pájaros carpinteros abandonados. Para el sudeste español, el nóctulo grande (N. lasiopterus) y el mediano precisan de viejos árboles para poder desarrollar sus funciones vitales de modo adecuado.
  • Insectos

Un gran número de especies de insectos dependen durante gran parte de su ciclo de vida de la madera en distintas fases vitales procedente de árboles viejos. Los coleópteros son el grupo más abundante entre ellos. De este modo, gran cantidad de especies de varios grupos como cerambícidos, cetónidos, bupréstidos o lucánidos están íntimamente relacionados con la presencia de árboles y bosques viejos o senescentes. Por ejemplo, el ciervo volador (Lucanus cervus), un escarabajo conocido por la forma de cuernos de ciervo que tienen las mandíbulas de sus machos, que aparece en la sierras de Segura y ha sido citado en Murcia (Figura 1), donde casi seguro que aparecería con mayor profusión si existiesen mayor cantidad de árboles viejos.

Figura 1. Área de distribución del ciervo volador.

Y en las imágenes siguientes vemos una carrasca de gran tronco con un enjambre en su base, a continuación un abejaruco con una abeja en el pico. Las grandes cavidades de los árboles viejos favorecen la presencia de enjambres que a su vez pueden polinizar nuestros montes y cultivos y/o dar de comer a la fauna.




  • Otros grupos faunísticos

Hay otros grupos de animales que si bien no están asociados de modo tan específico como los mencionados a los árboles y bosques añejos, si que resultan muy favorecidos por la presencia de éstos hábitats. De este modo, los troncos huecos y oquedades pueden resultar de suma importancia para pequeños carnívoros de Sierra Espuña como ginetas (Genetta genetta), garduñas (Martes foina), gato montés (Felis silvestris) o, incluso, el pequeño lirón careto (Eliomys quercinus).


Lirón careto (Eliomys quercinus)

video
Félix Rodríguez de la Fuente y el pequeño lirón careto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario